El concepto de lo que es un extraterrestre o alienígena es muy simple: es todo ser vivo originario de fuera de la Tierra y su atmósfera. Debemos comprender que, como somos un espíritu y no un cuerpo físico, ese espíritu que hoy tenemos encarnado en este cuerpo, mañana (si su evolución lo requiere), puede encarnar en otro cuerpo físico, pero de otro mundo. Recordemos que en cada astro hay vida, aunque no se parezca en nada a la vida humana. El error de la ciencia, es referir siempre la vida posible a lo conocido por la misma ciencia, y a los parámetros ya establecidos por ella. Vamos a explicarlo con un ejemplo. La ciencia afirmó contundentemente (como siempre lo hace…), que en las profundidades oceánicas no podía existir vida. ¿En que se basó para ello? En que había verificado la falta de oxígeno en esas fosas oceánicas, y en que era imposible, verificado “científicamente”, vivir sin oxígeno. Pero cuando se consiguió acceder a esas profundidades oceánicas, grande fue la sorpresa: no sólo había vida, sino que era absolutamente distinta a la conocida en ambientes con oxígeno…! Con ese mismo criterio, la ciencia niega la existencia de aquello que exceda su limitada comprensión. Los extraterrestres que vinieron y vienen a la Tierra lo hacen por dos razones: o para estudiarnos y eventualmente valerse de nuestros recursos naturales, o para ayudarnos en nuestra evolución como humanidad. A los alienígenas del primer grupo se los conoce como los Grises. Son delgados, altos, canosos o albinos y visten de negro. Además, son identificados por las víctimas como los responsables de los numerosos casos de abducción reportados. En las abducciones, la víctima es raptada por estos Grises, ya sea para estudiarla o para realizar distintos experimentos en su cuerpo físico, experimentos de los que suele quedar marcas. Para después ser devueltas a sus lugares de origen, sin que haya transcurrido tiempo alguno. O sea que, por ejemplo, si una víctima fue abducida a una cierta hora, y estuvo cautiva durante varias horas, cuando es devuelta a su lugar de origen lo es a la misma hora de la abducción. El tiempo no transcurrió en este plano físico. Los alienígenas del segundo grupo son conocidos como los Verdes. Son bajos, de cabeza y ojos grandes, y su fisonomía es la que se relata en los incidentes OVNI de Roswell, por ejemplo. Su función no es estudiarnos como en el caso de los Grises, sino colaborar con nosotros en nuestro desarrollo como humanidad. Se estima que han estado presentes a lo largo de toda nuestra historia, y así lo reflejan, tanto los innumerables dibujos de seres similares a astronautas hechos por civilizaciones primitivas, como la constante aparición de ooparts (acrónimo del inglés: “Out Of Place Artifacts”, o “artefactos fuera de lugar”). Estos ooparts son distintos objetos encontrados en insólitos lugares, que contradicen los tiempos históricos tradicionales. Por ejemplo, un martillo hallado en la ciudad de Londres, Texas, USA incrustado en un bloque de piedra de… 100.000.000 de años…! O resortes en los montes Urales de 300,000 años. O un anillo-reloj metálico, que marca las 10:06, hallado dentro de la roca, en una tumba de la dinastía Ming, en China, de 400 años de antigüedad… Y éstos son sólo algunos ejemplos de ooparts que enumeramos para fundamentar la presencia de extraterrestres a lo largo de la historia de la humanidad.

"Una sola consulta va a significar para ti un

antes y un después en tu calidad de vida"

Ricardo Carrera

Abrir chat